fbpx

Ventajas de la moto eléctrica para “food delivery”

A finales de 2021, como consecuencia de la pandemia, el sector de la comida a domicilio obtuvo unos ingresos superiores a 36 mil millones de euros en Europa. De hecho, según Statista, se espera que los ingresos aumenten un 20% más para el 2023.  Por otro lado, un informe de Kantar OOH detectó que en Europa (UK, Francia, Portugal y España) más del 50% de los usuarios piden comida a domicilio como una “recompensa” y el resto por conveniencia.

A pesar de que ha habido una ligera reducción de este mercado, sus niveles siguen siendo superiores a los de la prepandemia; por ello, la moto eléctrica ha adquirido un gran impulso durante los últimos años y se está convirtiendo en la mejor alternativa para el reparto de comida a domicilio. Tanto es así, que se estima que para el 2025 se necesiten 200.000 vehículos ligeros para realizar hasta 5 billones de desplazamientos en entregas a domicilio. 

Todo ello ha provocado que muchos negocios opten por alternativas al transporte tradicional; entre ellas, destaca  la moto eléctrica, debido a sus grandes ventajas, que te contamos a continuación.

Principales ventajas de las motos eléctricas para el delivery

Entre las muchas utilidades de la moto eléctrica podemos destacas: un menor coste por kilómetro, menor número de revisiones y mantenimientos, acceso a las zonas céntricas de bajas emisiones sin ninguna restricción, estacionamiento gratuito o con tarifas reducidas ¡y muchas más!

1. Ahorro en costes de combustible

La principal ventaja, y el aspecto más atractivo de la moto eléctrica, es la reducción de los costes en combustible. Aunque el precio de la electricidad también se ha visto afectado, el ahorro en costes sigue siendo superior.

 

Con una moto eléctrica se puede ahorrar hasta un 82% de los costes, en comparación con las motos de gasolina. ¿Cómo es esto posible? Es muy fácil. Si recorres 100 km en una moto de gasolina, ésta consumirá 2,6 litros; dado que cada litro de gasolina cuesta 2,13€, se pagaría 5,55€. 

 

Sin embargo, solo habrá que pagar 1€ (precio medio de 0,30€kWh) si se emplea una moto eléctrica, ¡recorriendo los mismos 100km!

2. Autonomía

La mayoría de motos y ciclomotores eléctricos ofrecen una autonomía de hasta 180 km; lo que permite realizar varios trayectos, sin preocuparse por recargar la batería. 

 

Otra ventaja son las baterías extraíbles, que se pueden intercambiar fácilmente. Por ejemplo, en caso de que se tenga que atender múltiples repartos, se puede optar por tener una batería de repuesto y cargarla sin interrumpir la actividad.

3. Tipo de recarga

 

A diferencia de los coches eléctricos, las baterías de las motos eléctricas se pueden recargar en cualquier lugar: en una casa, en la oficina, en un hotel o en el aeropuerto… ¡Solo se necesita un enchufe!

4. Mantenimiento

Los motores eléctricos requieren menos controles y mantenimiento que los de combustión, ya que no utilizan filtros, ni aceite… por lo que no necesitan hacer revisiones de manera periódica.

 

5. Sostenibilidad

Las motos y ciclomotores eléctricos son respetuosas con el medio ambiente al no generar contaminación. Por ello, son cada vez más los países miembros de la UE que están adoptando etiquetas ambientales; entre ellos, actualmente resulta obligatoria en Alemania, Francia, España, Dinamarca y en una zona de baja emisiones en Italia. En Suecia solo es preceptivo en casos excepcionales.

Por este motivo, las motos eléctricas suponen una gran ventaja; ya que permiten moverse sin problemas en las zonas de bajas emisiones (ZBE) de las grandes ciudades europeas.

Autor

Andrés Soler

Compartir

Modulo di Contatto